Las ratas (Spanish Edition)

By Miguel Delibes

Premio Nacional de l. a. Critica. imaginative and prescient tragica y dura de un pueblo castellano, Las ratas es uno de los libros en que mejor ha reflejado Delibes el drama de esa Castilla rural, de una Castilla que, no obstante, rezuma grandeza en su misma miseria. Las ratas es una novela construida a partir de una sucesion de anecdotas en las que rememora un pueblo desaparecido de Castilla. Se centra en l. a. vida de Nini y el Ratero, los cuales desarrollaban su vida dentro de una cueva, y vivian a costa de l. a. caza de ratas en el rio del pueblo. Toda los angeles grandeza de Castilla a traves de los angeles rebeldia callada y dulce de un nino.

Show description

Quick preview of Las ratas (Spanish Edition) PDF

Best Fiction books

The Stepford Wives

The the world over bestselling novel by way of the writer of A Kiss ahead of loss of life, the men from Brazil, and Rosemary's BabyWith an creation by way of Peter StraubFor Joanna, her husband, Walter, and their teenagers, the circulate to attractive Stepford turns out nearly too reliable to be precise. it truly is. For in the back of the town's idyllic facade lies a poor mystery -- a mystery so shattering that nobody who encounters it is going to ever be an analogous.

Books Burn Badly

A masterpiece of unusual beauty by certainly one of Europe's maximum residing writers—a magnificent evocation of the Spanish Civil War On August 19, 1936 Hercules the boxer stands at the quayside at Coruña and watches Fascist squaddies piling up books and atmosphere them alight. With this second a tender, carefree workforce of neighbors are reworked right into a damaged new release.

That Was Then, This Is Now

One other vintage by way of S. E. Hinton, writer of The OutsidersCompanion to The Outsiders, That used to be Then, this can be now's S. E. Hinton's relocating portrait of the bond among top buddies Bryon and Mark and the tensions that enhance among them as they start to develop up and develop aside. This newest version positive aspects bonus fabric, and, just like the Outsiders, also will hold an analogous pagination because the earlier variation, making it perfect for endured school room use.

Theodore Boone: The Accused

Booklet three within the exciting younger secret sequence from across the world bestselling writer John GrishamBig hassle is brewing for Theodore Boone. whereas all of Streenburg anxiously awaits the hot trial of notorious homicide suspect Pete Duffy, difficulties come up for his or her personal child legal professional. there is been a theft and Theo is the accused.

Extra info for Las ratas (Spanish Edition)

Show sample text content

Y si están contentos con lo que tienen nunca falta un tunante que se empeña en darles más y arma el trepe por ellos. overall, que siempre hay función, �eh, Ratero? —Eso. —Mira tú que andas a gusto en tu cueva y no te metes con nadie. Bueno, pues el Justito dale con que te vayas a esa casa cuando más de seis y más de siete se matarían por ella. —Eso. los angeles señora Clo, l. a. del Estanco, afirmaba que el Malvino period el Ángel Malo del tío Ratero, pero el Malvino replicaba que se limitaba a ser su conciencia. El tío Ratero, desde los angeles boca de l. a. cueva, vio ascender al Nini por l. a. falda del teso, con el cuervo en una mano y el cepo en los angeles otra.

Después de un rato, los encerró de nuevo, se incorporó y dijo gravemente: —Son machos los dos, doña Resu. El Undécimo Mandamiento se sofocó toda y lo expulsó a empellones del corral. Ya en vida de don Alcio Gago, su marido, doña Resu period rigid y dominante. Don Alcio, por cosas de los angeles tensión, se negaba a dar un paso, pero, como recelaba de los caballos, doña Resu los adquiría en los angeles ciudad de los desechos de las funerarias. Los caballejos que tiraban de las carrozas eran animales dóciles, incapaces de una mala acción.

No —dijo el niño. —Malvino lo vio. —No es cierto —añadió el Nini—. No hay un alma en el campo. l. a. huidiza mirada del Ratero se afiló bajo los párpados y se clavó en las brasas, pero no dijo nada. También el niño defendó silencio. Desde hacía cuatro semanas el tío Ratero no pensaba en otra cosa sino en los angeles competencia. El Nini intentaba a veces disuadirlo, convencerlo de que el arroyo period de todos, pero el Ratero se obcecaba en su testarudez salvaje: �Las ratas son mías; ése me las roba», decía; y resollaba de fatiga y exasperación.

Déjele estar, doña Resu —respondió el Ratero con su sonrisa indescifrable. —¿Eso dices tú? —¡Eso! —¿Y no andaría mejor en l. a. escuela que aprendiendo lo que no debe? —Él ya sabe. —¿Crees tú que sabe? —Todos lo dicen. —¿Todos? Y si ellos no saben de l. a. misa l. a. media, �cómo saben si saben los demás? El Ratero metió un dedo bajo los angeles boina y se rascó ásperamente el cogote. l. a. voz de doña Resu adquirió, de súbito, un tono conciliador: —Escucha, Ratero —agregó—. El Nini tiene luces naturales, ya lo creo que las tiene, pero necesita una guía.

El abuelo Abundio cortaba, empero, sin compasión y, según saltaban las ramas inútiles, por encima de su hombro le aleccionaba: —Podar no es cortar sarmientos, �oyes? —Sí, abuelo. —Cada cepa tiene su poda, �oyes? —Sí, abuelo. —Un majuelo de verdejo de treinta años llevará dos varas de empalmes, dos nuevas, dos o tres calzadas y dos o tres pulgares, �oyes? —Sí, abuelo. —Con el jerez o el tinto no lo harías así. Con el jerez o el tinto dejarías dos varas pulgares, dos yemas y un sacavinos, �oyes? —Sí, abuelo.

Download PDF sample

Rated 4.66 of 5 – based on 49 votes